L-V : 10H a 20H | S : 10H a 14H 697 972 972

Presume de canas: cuidados para lucir un blanco precioso

 |  Pablo

La naturalidad es tendencia y son muchas las mujeres (incluso treintañeras) que prefieren apostar por una melena gris que perpetuar la esclavitud de cubrir las canas con tinte. Jane Fonda, Ángela Molina, Andie MacDowell, Sarah Jessica Parker, Carolina de Mónaco y Hellen Mirren son algunas de las atractivas famosas que lucen el color plateado sin complejos y con todo su esplendor. Tú también puedes conseguirlo.

Máxima protección para tus canas

Las canas aparecen cuando la melanina desaparece del cabello, una sustancia que le da color y lo protege del sol. Por eso, lo primero a tener en cuenta cuando queremos presumir de ellas es aumentar los cuidados capilares.

Empieza utilizando un champú especial para este tipo de melenas. Sus pigmentos violetas evitan que el gris amarillee, algo que puede ocurrir fácilmente, ya que estos cabellos absorben más líquidos, partículas medioambientales y les afecta particularmente la oxidación y el sol. Mira las instrucciones y los tiempos porque suelen dejarse actuar varios minutos. No hace falta que te laves con este producto cada día, puedes combinarlo con otro champú libre de sulfatos y siliconas para que tu melena gane suavidad.

Hidrata en profundidad. Después del «champú silver» aplica un acondicionador para el pelo canoso. Ayudará a mantener la melena nívea más luminosa, hidratada y facilitará su peinado. Y es que las canas vuelven el cabello más opaco, seco y encrespado y, por tanto, más rebelde. Al menos una vez a la semana conviene también que lo envuelvas en una mascarilla reparadora con pigmentos matizantes para que recupere flexibilidad y fuerza, ya que este pelo necesita nutrirse de manera especial al ser más sensible al sol y al calor. Esto será aún más importante en cabellos rizados.

Medidas «antifrizz». De textura más gruesa y rígida, las melenas grises tienen el encrespamiento como uno de sus principales enemigos a combatir. Lo lograrás extendiendo en medios y puntas productos capilares ricos en aminoácidos o en aceite de argán que revitalizan, reestructuran e hidratan, así como un protector térmico si los secas con secador, los alisas con la plancha o los ondulas con las tenacillas.

Cuidados de las canas en la peluquería

Además de lo que puedes hacer en casa, súmale belleza con cada visita a tu estilista.

Sube el volumen del gris. Para unificar e iluminar tu cabello pueden aplicarte tintes matizadores de tonos violetas sin amoníaco. Algunos de ellos también pueden utilizarse en casa.

Looks que rejuvenecen. No olvides que los cabellos plateados lucen mejor con un corte llamativo y atrevido, sinónimo de juventud. El corte a lo «garçon» que lleva Jamie Lee Curtis es una magnífica opción al igual que el «pixie» más largo por delante.

Son cortes frescos que enmarcan y resaltan las facciones. Para las más clásicas, los «bob» o el «long bob» son también perfectos, sobre todo en cabellos finos, y además se adaptan a todo tipo de rostros. Los cortes en capas, ya sea en medias melenas o en medidas más largas, ayudan a mantener el cabello saneado y añaden movimiento y volumen. Irás a la moda y más cómoda que nunca.

Técnicas de coloración para dejarte el pelo blanco poco a poco

Cuando las canas empiezan a asomar, puedes integrarlas de forma elegante como Sarah Jessica Parker. Los expertos aconsejan aclarar el cabello alrededor del rostro. Lo ideal es tratar de conseguir unos mechones tan claros como el tono de las canas. Si el ojo capta que el color más claro enmarca la cara, tiende a percibir toda la melena más homogénea. Este efecto óptico jugará a tu favor. Los resultados son más fáciles de lograr en melenas rubias.

Es ideal para lucir una melena plateada, luminosa y moderna cuando las canas aún no se han impuesto por completo. Con unas mechas tipo «balayage» –como las que luce Andie MacDowell– se les da protagonismo tiñendo mechones de la raíz a las puntas de manera que el gris queda integrado con el color de tu pelo. Se crean atractivos claroscuros que dan movimiento y volumen. Esta técnica requiere una decoloración previa –asegúrate de que tu pelo está sano y lo resiste– y tener al menos el 50% de tu cabello canoso.

Compartir