L-V : 10H a 20H | S : 10H a 14H 697 972 972

El cabello se cae más en otoño, ¿podemos prevenirlo?

 |  MarketerLab

Casi todo el mundo observa que, cuando el otoño se aproxima, encuentra más cabello en la almohada o en el cepillo. Asumimos que es normal, pero, ¿hay alguna forma de evitar que se caiga más el pelo en otoño? Pues lo cierto es que no, pero la buena noticia es que sí podemos conseguir que la cantidad de pelo que se nos caiga sea la menor posible.

¿Por qué se cae más el pelo en otoño?

En personas sanas, que no tienen ningún problema de salud que pueda afectar a la salud del cabello, el pelo se renueva constantemente, es decir, que se cae (fase telógena) para que salga pelo nuevo (fase anágena). Es por eso que se nos cae cabello cuando nos peinamos o mientras dormimos, y es normal que se nos caigan alrededor de 100 cabellos diarios, dependiendo de la cantidad que tenga cada persona.

Hay épocas del año, en los que esta renovación se acelera y el número de cabellos que se considera normal que se caigan se eleva. La estación en la que el cabello más se cae es a finales de verano y a principios del otoño, pasados unos meses desde que el pelo muere, que suele ser en primavera. El proceso se alarga durante varias semanas y, una vez los caballos se desprenden, la raíz ‘despierta’ y empieza a producir nuevos cabellos. Se trata, por tanto, de un proceso natural que no podemos evitar, solo podemos dejar que la naturaleza siga su curso.

Cómo minimizar la caída estacional del cabello

Aunque no podemos evitar que el pelo se renueve más en otoño sí podemos evitar que esta sea excesiva, es decir, que se nos caiga la mínima cantidad posible de pelo. Para ello, debemos cuidar el cabello siempre, aunque especialmente antes del otoño, pues es precisamente el verano cuando nuestro cabello sufre más debido a la exposición al sol, al cloro o a la sal. Y es que, cuando más seco, fino y quebradizo tengamos el pelo, más probabilidades de que se caiga. Otros tips para minimizar la caída son:

•Asegurarnos de que nos faltan los nutrientes que mantienen sano nuestro cabello, como determinados aminoácidos, hierro, zinc, ácido fólico, vitamina D, A, vitaminas del grupo B, biotina… Basta con llevar una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, legumbres, pescado, cereales integrales, frutos secos… para que no nos falten. Si queremos asegurarnos, aunque casi nunca es necesario, podemos recurrir a complementos alimenticios destinados a este fin.

•Lavar el cabello a menudo. Existe una leyenda urbana que asegura que lavar a menudo el cabello es malo, pero nada más alejado de la realidad. De hecho, mantener el cabello limpio es una de las mejores maneras de cuidarlo y evitar que se caiga más de la cuenta. La suciedad y la grasa en el cuero cabelludo no dejan respirar bien al folículo. Lavarlo, en cambio, ayuda a que esté oxigenado y le lleguen mejor los nutrientes. Además, en caso de que decidamos usar alguna loción para fortalecer o minimizar la caída del cabello, esta se absorberá mucho mejor en un cuero cabelludo limpio. Eso sí, a la hora de lavarlo, debemos hacerlo con cuidado, suavemente, en círculos… sin frotar demasiado fuerte.

•No dejar el pelo húmedo. Otra leyenda urbana es que el secador daña el cabello, que es mejor dejar que se seque solo. Si hace mucho calor, puede ser, pero cuanto menos tiempo tengamos el cuero cabelludo húmedo, mejor, pues la humedad la daña y favorece la caída del cabello. Evitando el calor excesivo y a una distancia prudencial, es mucho mejor secar el cabello que dejar la raíz húmeda. ¿Un truco? Hazlo boca abajo, pues ayuda a estimular la circulación sanguínea.

•Antes de dormir, cepilla el pelo con suavidad y con un buen cepillo, preferentemente de materiales naturales, como la madera y/o cerdas de animales. Un masaje en el cuero cabelludo también puede ayudar a favorecer la circulación, así como dormir con el cabello suelto, pues favorece la oxigenación.

•Evitar el estrés, pues es una de las causas más frecuentes de la caída patológica del cabello.

Cuándo preocuparnos por la caída del cabello en otoño

Más allá de la renovación natural del cabello, puede haber épocas en las que el cabello se nos caiga más de la cuenta y algún problema de salud. Deberemos preocuparnos por la caída del cabello y acudir a un médico si:

•La caída otoñal se prolonga más de dos o tres meses.

•Si notamos mucha menos densidad capilar o el cabello más fino.

•Si notamos calvas, pues la caída otoñal normal es difusa y afecta a todo el cabello, no a zonas concretas. Las calvas podrían ser signo de algún tipo de alopecia.

•Si la caída va acompaña de de otros síntomas, como picores en el cuero cabelludo, cansancio. Este último podría indicar anemia o algún problema de tiroides. 

Compartir