L-V : 10H a 20H | S : 10H a 14H 697 972 972

Descubre cuál es tu tipo de pelo y las claves para cuidarlo de manera natural

En la Bio-Peluquería Hammam&Henna sabemos que cada pelo es único y especial, por ello debe ser tratado de manera exclusiva y personalizada. Pero al cuidarlo, lo que sí encontramos en común, es que sea liso o rizado, graso o seco, fino o grueso, siempre requiere suavidad y delicadeza. Por eso utilizamos única y exclusivamente productos 100% naturales. 

En el post de hoy te enseñamos a reconocer tu tipo de cabello y te contamos los mejores cuidados y consejos de nuestros especialistas en cosmética natural. Ahora podrás lucir un cabello sano, radiante y auténtico de una manera 100% natural. 

Conoce tu tipo de pelo

Hay varias maneras de catalogar los diferentes tipos de cabello. Una de las maneras más simples es dividiendo el cabello en cuatro tipos diferentes: el pelo liso, el pelo ondulado, el pelo rizado y el pelo muy rizado.

Por textura

  • Cabello fino: tiene la textura de una seda ultrafina.
  • Cabello medio: se siente como un hilo de algodón; no es rígido ni áspero, ni fino ni grueso. 
  • Cabello grueso: al tacto se siente duro y pesado. 

Por volumen

  • Cabello fino: la circunferencia de una cola de caballo es menos de 5 cm.
  • Cabello mediano: la circunferencia de una cola de caballo es de entre 5 y 10 cm.
  • Cabello grueso: la circunferencia de una cola de caballo es superior a 10 cm.

Cuidados del cabello liso y fino

El cabello liso y fino normalmente tiende a ser graso. Por eso, en estos casos nunca recomendamos aplicar en todo el cabello el acondicionador, pero sí se puede utilizar el acondicionador en las puntas del cabello para reducir el efecto de puntas abiertas. El pelo liso y fino también tiene tendencia a enredarse, por lo que el acondicionador ayudará a conseguir un peinado más suave. 

El cabello fino y graso se ensucia mucho más rápido que el grueso. Pero lavar el cabello a diario puede causar daños al eliminar los aceites que el cuerpo produce para la salud y el mantenimiento del cabello y la piel. Si alargas el tiempo entre lavados, verás que tu cabello se irá adaptando a la cantidad de grasa que produce. Además, en lugar de utilizar acondicionador en cada lavado, puedes probar a hacer una de las mascarillas con aceites naturales que te recomendamos en el Post “3 aceites naturales para el cuidado del cabello”.

Cuidados del pelo rizado

El cabello rizado tiende a ser seco y suele ser más frágil que el liso. Es mejor lavar el cabello rizado con menos champú e hidratarlo más con un acondicionador natural. Para los días húmedos, te aconsejamos que pruebes a rociarlo en un pulverizador con agua de rosas mezclada con tu aceite esencial preferido.

Cuidar el cabello rizado en sí no es tarea sencilla. Si este es tu caso y quieres más información, te recomendamos que leas nuestro artículo “Claves para cuidar el cabello rizado de la forma más natural”.

Cuidados diarios para un cabello sano

La sabiduría diaria sobre el cuidado del cabello es la misma que os damos al recomendar el uso de los tintes vegetales: trata tu cabello con amabilidad, acéptalo y quiérelo, satisface las necesidades de tu tipo de cabello en particular, diviértete con él y, si lo maltratas, repáralo.

Temperatura del agua para un cabello y un cuero cabelludo sanos

Si bien es importante utilizar agua tibia o caliente para el lavado, generalmente es mejor utilizar agua fría para el aclarado. Pero en estos casos es importante tener en cuenta también el volumen del cabello. La temperatura fría reduce el volumen del cabello, así que las personas con pelo naturalmente fino pueden preferir aclararse con agua más caliente. 

El agua frí